Crecida

Editorial de Ayamonte

AUTT

Edición 2002

Autor:

Enrique Falcón

Nace en febrero de 1968 en Valencia y desde 1993 reside en el Barrio del Cristo. Es profesor de Formación Profesional, y Licenciado en Literatura Española por la Universitat de Valencia. Miembro de la Comunidad “Ignacio Ellacuría” y del Voluntariado de Marginación “Claver” de Valencia. Insumiso al ejército y a la prestación sustitoria, objetor fiscal a los gastos militares.

Ha publicado textos y poemas en diversas revistas de creación y en publicaciones de determinados colectivos sociales, sindicales y políticos, así como escrito diversos trabajos de teoría literaria (Notaciones para una Poesía del Estremecimiento, 1989; La comunicación irracional, 1993; Aquí termina la poética y comienza lo político, 1993; Las prácticas literarias del conflicto, 1995). Ha publicado Dimensiones políticas del voluntariado (CiJ, Barcelona, 1997), Aproximación a las narraciones juveniles de hoy (CiJ, Barcelona, 2001) y No doblar las rodillas: siete proyectos críticos en la poesía española reciente (Universidad de Chile, Santiago, 2002). Es asimismo autor de varios libros de poesía: El día que me llamé Pushkin (Ayuntamiento de Sevilla, 1992), AUTT (1993; Editorial Crecida, Huelva, 2002), Amonal, y otros poemas (1996) y La marcha de 150.000.000 (proyecto en ininterrumpida expansión desde 1992). De este libro ha publicado ya dos entregas («El Saqueo», Rialp, Madrid, 1994; «El Saqueo» y «Los Otros Pobladores», Editorial 7 i Mig, Valencia, 1998). A lo largo de 2004 publicará las dos siguientes partes de este poema inacabable: «La caída de Dios» y «Canción de E», ya cerradas. En 1991 fue recogido en la antología «La Factoría Valenciana», nº 1 (Valencia, 1991), y volvió a hacerlo en un número sobre escrituras poéticas conflictivas («La Factoría Valenciana», nºs 15/16; Valencia, 1994), después de haber formado parte de la propuesta de emergencia «Poesía y Conflicto» (abril-mayo de 1994). Sus textos volvieron a ser recogidos en las antologías «Joven poesía española» publicada por La Página en el año 1997; Feroces: Antología de poesía de la conciencia radical, marginal y heterodoxa (DVD, Barcelona, 1998); Voces del extremo: las voces de la poesía española al otro extremo de la centuria (Fundación JRJ, Moguer, 1999), Poesía y Conciencia (2000), Poesía y Conflicto (2001) y Poesía y utopía (2002); Pasar la página: Poetas para el nuevo milenio (Eds. Olcades, Cuenca, 2000); Poesia Espanhola Anos 90 (Relógio d”Água ed., Lisboa, 2000); El último en morir que apague la luz: Atlas poético (Ateneo Obrero de Gijón, 2001); y Una mirada hacia la poesía española actual (Luna Nueva nº 25, Colombia, 2003). Es miembro de la actual coordinadora de la “Unión de Escritores del País Valenciano” y ha intervenido desde allí en diferentes iniciativas culturales, editoriales, políticas y reivindica-tivas (Foro Social de las Artes, debates sobre modelos políticos y culturales, manifiestos, presentación de nuevas escrituras emergentes, talleres literarios en áreas socialmente deprimidas…), y muy directamente en la realización de varias publicaciones colectivas: Textos por la Insumisión (UEPV-MOC, Valencia, 1992), La mirada urgente: textos contra el racismo (Ediciones Bajo Cero, Valencia, 1995) y El lugar del reencuentro: Talleres literarios de las Madres de Plaza de Mayo (Ediciones Bajo Cero, Valencia, 1995). Ha participado también en los libros colectivos Construir a paz (Edicions Xerais, Vigo, 1996), Lavapiés (Ópera Prima, Madrid, 2001) y La paz y la palabra: letras contra la guerra (Editorial Odisea, Madrid, 2003). Hasta 1994 formó parte del equipo crítico «Alicia bajo Cero» (Poesía y Poder, Ediciones Bajo Cero, Valencia, 1997). Ganador del Premio Nacional «Antonio Machado» de Poesía (Sevilla, 1992). Accésit nacional del «Gerardo Diego» de Poesía (Madrid, 1992). En 1993 obtuvo un accésit al Premio «Adonais» de Poesía. En 1999 recae en La marcha de 150.000.000 el premio “Ojo Crítico” al mejor libro de poesía publicado en España durante el 98.

AUTT

(De los Cuadernos Perdidos tras el incendio del Carlos Pereyra, hospital de Mendoza, 1978)

…En aquellas circunstancias y postrado de tal modo, adormecida por completo la pulsión política que hasta allí hubo de llevarle, su única salida sólo podía haber consistido en poder preguntarse quién estaba allí, mirándole desde el otro lado del grito.

Escribe tu dirección de email para recibir las actualizaciones por correo electrónico.

Únete a otros 24 seguidores

Estadísticas

  • 10,319 visitas
A %d blogueros les gusta esto: