Crecida

Editorial de Ayamonte

Poemas de diario

Edición 1998

Autor:

Antonio de Padua Díaz

Nací en Huelva en 1962, dos días después de que los Reyes Magos pasaran por la ciudad de los dos ríos. En casa de mi abuela materna, Lola, me parieron, frente a la Lonja.

Entonces la vieja Onuba todavía era de mar, de cielo limpio y con encanto.

Tres utopías -dicen los entendidos que lo son- anhelo: paz, solidaridad y justicia social. Amo a mi hija sara sobre todas las cosas, aunque sé que cuando crezca (ahora solamente tiene casi dos añitos) me dará dolores de cabeza, como todos los hijos de todos los padres.

No creo en Dios, ni en los milagros, aunque no me importaría que así fuera y se tirara el detalle de darse una vuelta por este mundo, para ajunstarle cuentas a tanto cabrón como anda suelto.

Y ahora, pasad a leer “Poemas de diario”: tal vez halléis en él la rabia de un poeta, una pizca der amor y una sonrisa.

Poemas de diario

Necesito un porsche / para matarme en una curva / cerrada / de un volantazo / en el pecho. Con estos versos empieza el libro que ahora tienes entre tus manos. Si hay que hacer caso de aquél que dijo que para que funcione una película, ésta debe comenzar con un terremoto y de ahí siempre parriba, Antonio de Padua no se ha querido cortar un pelo en esta nueva película. A puros volantazos va llevándonos a su terreno, que es siempre el cuerpo a cuerpo, la distancia corta y el acero largo, entregándonos miserablemente a una realidad esquinada y llena de baches. Ya su primer libro era así.

Violeta C. Rangel

Escribe tu dirección de email para recibir las actualizaciones por correo electrónico.

Únete a otros 24 seguidores

Estadísticas

  • 10,319 visitas
A %d blogueros les gusta esto: